5 razones para no desear una relación como la de Frida y Diego

0

“[…] No quiero volver a saber de ti ni que tú sepas de mí. Si de algo quiero tener el gusto antes de morir es de no volver a ver tu horrible y bastarda cara de malnacido rondar por mi jardín. Es todo, ya puedo ir tranquila a que me mochen en paz. Se despide quien le ama con vehemente locura, su Frida”.
Frida Kahlo

La relación de Frida y Diego es un tema que no vale la pena poner en un pedestal como muchos lo han hecho en las redes sociales. En los últimos años, el reconocimiento al trabajo de estos grandes artistas se ha vuelto una moda, se ha hablado más de ellos que en años anteriores, y se respeta, ya que su grandes obras son un orgullo mexicano. No es preocupante idolatrar el trabajo de ambos, es preocupante idolatrar la relación amorosa de dicha pareja.

frida-y-diegor

Frida siempre lo dijo, Diego fue el segundo mayor accidente que sucedió en su vida después de aquel que sufriera en el tranvía, el cual ocasionó en ella una serie de problemas, tanto físicos como psicológicos, que dejarían a la gran pintora en cama durante un largo tiempo; Diego, por otro lado, provocaría un desorden emocional que duró casi hasta el final de sus días. La relación amorosa de estos pintores se ha vuelto famosísima y, desgraciadamente, muchas personas han querido identificarse con ellos por el hecho de que se amaron hasta el ultimo momento. Lo que no tienen presente es que su relación se basó en la dependencia e inseguridad, en una serie de infidelidades por parte de ambos, desordenes emocionales, indiferencia, divorcios, etc.

En este apartado te dejamos cinco datos de la relación de Frida Kahlo y Diego Rivera que hacen evidente que idolatrar su relación amorosa es algo que debes dejar de hacer:

Ambos fueron infieles




infidelidades

Diego contrajo nupcias en cuatro ocasiones, la primera con Angelina Beloff, después con Guadalupe Marín, Frida Kahlo y por último Emma Hurtado. Si creías que sólo con Frida fue un “cabrón”, como en repetidas ocasiones la pintora lo calificó, aquí te quitamos el velo. Diego tuvo fama de infiel en todos sus matrimonios y, a pesar de que de estas mujeres cuatro fueron las “oficiales” de Rivera, el muralista mantenía amoríos con casi todas sus musas. Frida estuvo enterada de las veces que Diego le fue infiel y lo plasmó en sus pinturas, cartas y en sus frases célebres tan dolidas sobre el amor, mismas que hoy son emblemáticas y nos transmiten el dolor que la pintora cargó durante esa relación tan devastadora.

relacion-frida

Frida sufría de poliomielitis y después de su accidente en el tranvía —el cual le provocó fractura en tres partes de la columna vertebral, dos en sus costillas, una en la clavícula y tres en el hueso púbico; once en su pierna derecha, una dislocación en el hombro izquierdo y, además, un pasamanos la atravesó desde la cadera izquierda hasta salir por la vagina— empeoró; los estragos del choque la hicieron sentir insegura y con la necesidad de atención amorosa que sólo Diego le podía brindar, es por ello que siguió con él. Frida sentía que Rivera era el único que la podía querer completamente. A raíz de que la artista se diera cuenta de las infidelidades de Diego, la pintora comenzó a regresarle cada una de sus infidelidades con personajes tan reconocidos como: León Trotsky, Leo Eloesser, Chavela Vargas, Jacqueline Lamba, Heinz Berggruen, Nickolas Muray, Isamu Noguchi y José Bartoli.

Frida vivió en depresión un largo periodo

frida-y-diego

Frida era infértil y soñaba con tener hijos, sufrió cuatro abortos y su estabilidad emocional quedó por el suelo. A partir de entonces comenzó a pintar cuadros que mostraban el dolor que tanto le causaba no poder ser madre y lo mucho que necesitaba a Diego. Quería que él estuviera presente en los momentos más dolorosos de su vida, y lo estuvo, pero no del todo. El “panzón”, apodo que Frida le otorgó, seguía con sus actividades —de todo tipo— mientras Frida trataba de salir de aquellos sucesos que tanto le atormentaban.

Diego Rivera mantuvo una relación con Cristina Kahlo, hermana de Frida

cristina-kahlo

La pintora creyó que Diego no podía llegar a más, pero descubrió que su marido la engañaba con su propia hermana. Aunque Frida había tolerado hasta entonces todas las infidelidades de Diego, descubrir aquel amorío la hundió en depresión. A partir de entonces tomó una decisión: seguirían juntos pero su matrimonio sería una relación abierta en la que cada uno podría tener otras parejas; Frida comenzó a mantener relaciones no sólo con hombres sino con mujeres, lo que despertaba los celos de Rivera, que justificaba la infidelidad propia pero no toleraba las de su “Friducha”, como de cariño le decía.

Diego y Frida eran conscientes de que su relación los estaba hundiendo

frida-y-diego-relaciones

Aquella tormentosa relación que llevaban acabó con ellos. Su convivencia se había deteriorado, ni Frida ni Diego podían más con aquello, así que el 6 de noviembre de 1939 fue Rivera quien insistió en el divorcio y la separación fue un hecho. Esta etapa resultó más dolorosa para Frida que para Diego, quien comenzó a beber incontrolablemente y de ahí su famosa frase: “Quise ahogar mis penas en el licor, pero las condenadas aprendieron a nadar”.





relaciones-frida-y-diego

A finales de 1939 Frida tenía severos dolores de espalda y desarrolló una infección aguda de hongos en su mano derecha; en diciembre del mismo año, Diego le pidió a Frida que se casara de nuevo con él. Ella aceptó inmediatamente pero sólo bajo ciertas condiciones: se mantendría financieramente independiente con la venta de sus cuadros, pagaría la mitad de los gastos de la casa y no mantendrían relaciones sexuales. Diego la echaba de menos terriblemente y aceptó los términos de la artista. Se casaron de nuevo el 8 de diciembre de 1940, el día del cumpleaños de Diego.

Frida nunca pintó sueños, pintó su propia realidad

la-realidad-del-amor-de-frida-y-diego

Las pinturas de Frida Kahlo han sido consideradas surrealistas; sin embargo, el surrealismo era un movimiento del que la pintora nunca se consideró parte. En algún momento dijo: “Creían que yo era surrealista, pero no lo era. Nunca pinté mis sueños, pinté mi propia realidad”. Sólo hace falta analizar a profundidad los cuadros de nuestra Frida para darnos cuenta de lo mucho que Diego le dolía, de la falta que le hizo y de lo complicado que fue su amor y mantener una vida con él.
El amor que Diego y Frida mantuvieron hasta el final de sus días es un tema complejo y difícil de entender pero, sin duda, no es digno de admiración ni mucho menos es el ideal para identificarse. Sólo ellos entendieron lo que sentían el uno por el otro, y aunque al final los dos declararon que su amor fue único, estuvo lleno de complicaciones que los destruyeron en su momento, convirtiendo su relación en dependiente, inestable y dolorosa para ambos.

Vía cltrclctv

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
35432

About author

No comments

Ir a la barra de herramientas